La historia de Anita ‘Margarita’ Mahfood

Anita Mahfood
La familia

La primera vez que escuché la voz de la reina de la rumba de Jamaica, Anita ‘Margarita’ Mahfood, su espíritu me atrajo, su dolor profético, su anhelo. Quería viajar con ella por un tiempo. Quería saber quién era antes de que este «Ungle Malungu man» la hubiera asesinado. Margarita fue una de las mejores bailarinas de rumba de su tiempo. Había estado actuando en los concursos de talentos de Vere Johns desde los 12 años. Su cuerpo en el escenario era delirante. Todos los clubes populares de élite de Kingston la adoraban. Tenía grandes sueños. Pero ella también era rebelde.Nacida el 14 de junio de 1939 en una familia de negocios sirio-libanesa de clase media, Mahfood asistió a Alpha Academy, lo que una vez fue una escuela de élite para niñas jamaicanas blancas y morenas. Ella lo odiaba. Pero le encantaba bailar a pesar de que su familia lo desaprobaba.Sus hermanas la recuerdan como enérgica, feroz como el fuego y siempre riendo. Un vecino recuerda que Margarita se escabullía por las noches trepando por debajo de la cerca y salía “a la calle de noche a buscar a sus compañeros. Ella era una rudie”.El hogar era un lugar difícil. Su padre borracho golpeaba a su madre y, lamentablemente, su madre intentó suicidarse dos veces.Primero con la pistola de su marido. Y la segunda vez saliendo al tráfico. Se rompió la pelvis y, al caer y gatear fuera de la cama del hospital, murió.

Margarita se escapó de casa y comenzó a bailar en clubes de Kingston y, para que su padre no la atrapara, eligió a Margarita como su nombre artístico. Pero finalmente se enteró una noche mientras estaba sentado en un club en el que ella bailaba.No está claro cuál fue su reacción, pero ella continuó bailando y lo disfrutó y pudo ganar dinero, llegando a la fama nacional. 
Aquí aparece en un clip de «It Can Happen To You», una campaña de salud de 1956 contra las infecciones de transmisión sexual, específicamente la sífilis.Aunque los sirios y los libaneses no se consideraban blancos en este período, a menudo se percibía a Margarita de esta manera. Ella era exactamente el tipo de chica que podría haber desaparecido en la blancura jamaicana con todos sus privilegios, pero ella lo rechazó.Primero se casó con un boxeador hondureño negro, Rudolph Bent y, en 1960, tuvieron su primer hijo, seguido de cerca por un segundo. Ella fue la primera en la familia en casarse de forma interracial, pero su padre nunca habló mucho sobre la unión.

Aquí aparece en un clip de «It Can Happen To You», una campaña de salud de 1956 contra las infecciones de transmisión sexual.
Esta postal de Jamaica British West Indies muestra a Margarita Mahfood (tercera a la derecha) y a otros bailarines participando en un baile de limbo.

 Sin embargo, se divorciaron poco después de lo que fue una relación verbal y físicamente abusiva. Para entonces, ya había conocido a alguien que se convertiría en un interés amoroso más serio para ella: el trombonista y Skatalite, Don Drummond. La primera vez que se conocieron fue en el circuito de espectáculos unos cinco años antes.Pero su relación se desarrolló intensa y románticamente en el campamento Rastafari del Conde Ossie. Es considerado el creador de la música Rasta y su vida es una historia que intentaré contar otro día. Pero su música encontró su camino en los sonidos ska de Don Drummond y otros.Así que aquí estaba Margarita en compañerismo con Rasta, en un momento en que personas como Norman Manley exigían que «en cualquier lugar donde veas a un hombre Rasta, enciérralo». Como señala Herbie Miller, esta confraternidad transformó su baile. Su baile de inspiración cubana estaba impregnado de movimientos de ritmos negros jamaicanos. Su relación con el rasta era tan profunda que cuando le pidieron que actuara en el programa de variedades de Vere John, se negó a hacerlo sin la banda de Count Ossie. Vere se negó rotundamente, diciéndole que nadie quería escuchar música rasta.Pero ella se mantuvo firme y Vere cedió, poniendo a la banda en un rincón oscuro del escenario y Mahfood en el centro. Pero cuando comenzó la música, la audiencia estaba tan encantada que exigieron saber de dónde venía la música. ¡Y así la banda consiguió su gran oportunidad!Esto es lo que muchos estudiosos señalan como el comienzo del auge de las formas musicales jamaicanas negras con gran éxito. Amaba a los Rastas y amaba a Don Drummond a quien conoció en sus reuniones en Wareika Hill y ahora estaban saltando a la fama juntos. Drummond acababa de comenzar con Skatalites y era un músico profundamente talentoso que luchó con su salud mental. Fue admitido dos veces en el Bellevue Asylum en Kingston, la primera vez para una estadía de tres meses en 1960. Se ha afirmado que era esquizofrénico.Fuentes cercanas a él a menudo presenciaron comportamientos de él que no entendieron. Ponía trozos de arcilla en su té, mojaba plátanos maduros en la arena y se los comía, una condición que hoy conocemos como «pica».

Este pie de foto dice: “Money Talks Soldier: la curvilínea Margarita (conocida bailarina jamaicana) y Vere Johns Jr., hijo nacido en Estados Unidos del Sr. y la Sra. Vere Johns, se han unido para formar la última combinación de baile. Aquí se les ve ensayando la secuencia titulada «The G.I. y la Niña. ‘Junior sirvió tres años en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos».

Y mientras grababa música con la banda, solía alejarse del micrófono cuando le tocaba el turno al solista, lo que haría que los miembros de la banda se enojaran mucho con él por perder el tiempo durante los ensayos, pero cuando se presentaba en la actuación demostraba un dominio increíble de la música que los sorprendió en todo momento.La relación de Margarita y Don fue tormentosa y explosiva. Sus amigos a menudo estaban preocupados por ella. De hecho, un amigo recuerda que Margarita se le acercó para hacerle una pregunta cuando de repente Don la apuñaló en la palma de su mano. El amigo la llevó al médico, lo arregló y cuando regresó con ella, Don y ella bromeaban y parecía que nunca había sucedido. Pero si entendemos a los sobrevivientes de abuso, sabemos que no fue ella la cómplice. El ciclo de abuso siempre es más complicado, difícil de romper.Especialmente, como muestra la investigación, para aquellos que, como Margarita, no solo crecieron en hogares abusivos, sino que también fueron abusados por parejas anteriores. Y así Don y Margarita continuaron amándose y discutiendo mientras él también hacía algunas visitas más al asilo. A continuación, se muestra una imagen de dónde vivían en el número 9 de Rusden Road. Las paredes de esta casa eran tan delgadas que los vecinos escuchaban todo. El mejor amigo de Mahfood dijo que «este lugar era como una casa y tú alquilas una habitación y otra persona alquila una habitación y otra persona alquila una habitación».Los vecinos a menudo podían escucharlos discutir y uno testificó en la corte que dos semanas antes de que ella fuera asesinada, Don estaba afuera afilando su cuchillo de manera extraña.

 El 1 de enero de 1965, Don se quedó dormido y se perdió su actuación con los Skatalites en Harbour View, un efecto secundario de su medicamento. Ciertamente no era la primera vez que se perdía una actuación. Sus amigos afirman que ella manipuló su dosis para poder ir a actuar. No sé si creo que esta teoría es más que una afirmación de su misoginia. En este punto, nunca lo sabremos.Odiaba que actuara sin él, pero Mahfood valoraba su libertad e independencia. Pasó toda su vida tratando de soltar el control de los hombres que querían poseerla de muchas formas diferentes. Cuando llegó a casa esa noche, él la confrontó mientras ella yacía en la cama.Los vecinos escucharon muchas versiones diferentes de una discusión, algunas sobre su baile, pero su mejor amiga dice que se trataba del futuro de Margarita. Margarita había estado hablando con un vecino sobre lo feliz que estaba de encontrar otro lugar para vivir y un trabajo permanente. El vecino le mencionó a Don que Margarita había encontrado otro lugar y se mudaba. Pero, de nuevo, nadie sabe realmente de qué se trataba la discusión. A menudo comentaba que no quería que ella bailara para otros hombres y también era muy posesivo por lo demás. Temprano a la mañana siguiente, el vecino la escuchó gritar “Oh, Dios, Don, ¿qué estás haciendo? Don, ¿qué estás haciendo? La imagen de abajo siempre me emociona. ¿Qué soñó en ese escenario? ¿A dónde esperaba que la llevara su baile que Don, su ungle malungu man, no podía?La había apuñalado con su cuchillo en el pecho, la dejó tendida en la cama y fue a la comisaría a denunciar que una mujer se había apuñalado. A los 25 años, a Mahfood le habían robado una vida hermosa y compleja. Drummond estuvo representado en la corte por PJ Patterson.Drummond apenas se defendió. Patterson dijo que era bastante evidente que Drummond asesinó a Mahfood, por lo que argumentaron a favor de la locura. Fue declarado culpable de asesinato pero loco. Fue internado en el Bellevue Mental Hospital. Murió unos años después en 1969 de «causas naturales».Su música pasó a tener influencia en muchos artistas. Esta canción, «Eastern Standard Time» inspiró a los Crazy Baldheads de Bob Marley, entre otros. Drummond sería enaltecido, Margarita, una nota al pie de página en la historia de su vida.Pero es su voz la que me persigue. Es su risa, su dolor, su esperanza lo que rompe la construcción masculinista del archivo. Pienso en la canción con la que comencé este hilo de manera un poco diferente a como lo hacen los académicos. Sí, seguro que la cantó como una canción de amor para Drummond.Pero también es inquietante. Cada vez que la escucho cantar “if you see him before I do, Tell him Ayata Jah dawta from Venturian border, woman a come” recibo esto como una advertencia de la otra vida. «Woman a come». Viene, no tanto por venganza, sino por lo que le corresponde.Y, de hecho, esta única canción suya continuará atormentándonos, acechando la historia de la música jamaicana debido a que ya no puede cobrar en esta vida más allá por lo que acumuló a los 25. Espero que estés en algún lugar bailando, Margarita. Espero que finalmente estés libre.Su historia es mucho más rica que esta publicación. Estas son algunas de mis fuentes principales. Miller, Herbie. «Brown Girl in the Ring: Margarita and Malungu» Augustyn, Heather. Don Drummond: The Genius and Tragedy of the World’s Greatest Trombonist.Todo esto es un resumen de estos trabajos. Nada de esto es una investigación original. Solo quería compartir lo que he estado pensando durante mucho tiempo.¡Perdón por volver a esto! Los niños en realidad le fueron robados por su padre, Rudolph Bent, llevados a Honduras Británica, criados por su abuela que emigró con ellos al Bronx cuando la niña tenía unos 10 años y el niño unos 8.http://jamaica-gleaner.com/…/miller-examines-drummond…http://www.jamaicaobserver.com/…/MAGARITA–MORE-THAN-A…Traducido desde: https://threader.app/thread/1261485482111877121

Esta es 9 Rusden Road, la casa donde Don Drummond vivió y asesinó a Anita Mahfood, Margarita en el barrio de Rockfort al pie de Wareika Hills.
Comenta en Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *